De todos es sabido que el patio de nuestro instituto no es un patio cualquiera y en la mañana del 14 de junio, jueves, hemos podido añadir otra razón más. Algunos alumnos de 1º de ESO se han topado nada más y nada menos que con un yacimiento arqueológico, aunque en este caso no había trozos de tinajas ni piedras del Paleolítico…había algo todavía más importante como es un esqueleto de algún pedroñero de época romana que finalmente ha sido bautizado como Ptolomeo. Gracias a esta actividad tan original que ha llevado a cabo el profesor de Sociales Antonio Escudero, los alumnos han podido hacerse una idea de qué es lo que se debe hacer cuando se excava en un yacimiento arqueológico. A pequeña escala, se ha realizado una prospección arqueológica y se han utilizado todos los utensilios necesarios en un yacimiento como son las palas, picos, martillos, clavos, cuerdas y brochas.

Podéis ver las fotos en la Galería de imágenes