El pasado mes de abril, nueve de nuestros alumnos de 1º Bachillerato y 4º Diversificación, acompañados de dos profesores, participaron en la movilidad Erasmus+ que tuvo lugar en Rumanía del 21 al 28 de abril en la localidad de Sfantu Gheorghe situada en la región de Transilvania.

Desde el momento en que llegamos a la estación de tren de Sf. Gheorghe, fuimos recibidos con una gran hospitalidad por parte de las familias y los alumnos locales. El alojamiento en casas de familias no solo les brindó una oportunidad única para sumergirse en la vida cotidiana rumana, sino que también les permitió establecer conexiones personales significativas con sus anfitriones, intercambiando experiencias, tradiciones y costumbres.

Durante su estancia en Rumanía, los estudiantes tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano el funcionamiento del centro de enseñanza de arte donde nuestros anfitriones cursaban sus estudios, sus actividades extracurriculares y otros diversos aspectos de la vida académica en el centro de acogida. El programa de actividades les permitió tomar parte en algunas de las actividades artísticas como conciertos, concursos, clases de interpretación y otras actividades propias del centro “Liceul de Arte Plugor Sándor”. Además, las interacciones con los compañeros rumanos les brindaron una perspectiva invaluable sobre las similitudes y diferencias culturales entre ambos países.

Pero el viaje no se limitó solo al entorno escolar. Los estudiantes tuvieron la oportunidad de sumergirse en la rica cultura y gastronomía del país de acogida. Visitamos espacios naturales sorprendentes como el Lago St. Anne o la gran mina de sal que acoge en su interior toda una feria con atracciones, capilla y actividades de ocio.

Además, realizamos excursiones a lugares tan famosos de la región como el Castillo de Bran, conocido como el castillo del conde Drácula (más mito que realidad) o la mayor ciudad de la región, Brasov, famosa por su plaza central y su iglesia negra que fue arrasada en el pasado por un incendio.

Finalmente, y tras una emotiva despedida de sus anfitriones con los que establecieron grandes lazos afectivos, el grupo dispuso de un día para conocer la capital de Rumanía, Bucarest, antes del regreso a España. Allí conocimos la capital del país, su vida más cosmopolita y sus principales monumentos e historia.

Más allá de las experiencias culturales y educativas, el viaje ha fomentado el desarrollo de habilidades interculturales, el fortalecimiento del trabajo en equipo y la apertura mental hacia la diversidad. Estas son lecciones que no se aprenden en las aulas, pero que son igualmente valiosas para el crecimiento personal y profesional de los jóvenes.

Sin duda alguna, esta movilidad Erasmus +, al igual que el resto, ha sido mucho más que un viaje de ocio. Ha sido una experiencia inmersiva en la vida y cultura de un país de la Unión Europea al que nos unen más lazos de los que podríamos pensar, y todo ello con la lengua inglesa como herramienta común de comunicación que ha permitido desarrollar y consolidar las destrezas lingüísticas de nuestros alumnos en inglés. A través del intercambio cultural, la exploración y el descubrimiento, el programa Erasmus sigue siendo una poderosa herramienta para construir puentes entre las personas y promover la comprensión global en la juventud europea.

Puedes ver fotos del viaje en el siguiente enlace: Galería de imágenes.