Este año el Día del Libro va a tener una celebración distinta con todas las bibliotecas y librerías cerradas, sin firmas de libros, sin la entrega del Premio Cervantes, pero todos los amantes de la lectura lo podemos celebrar desde casa. El confinamiento no es un inconveniente para disfrutar de la lectura. Para celebrar al máximo este Día del Libro, te recomendamos algunas lecturas juveniles:

Maneras de vivir (Edebé): Galardonada recientemente con el premio Edebé de literatura juvenil, Maneras de vivir, del escritor murciano Luis Leante, es una de esas novelas que enganchan de forma irremediable con su mezcla de música, historia familiar y thriller a cuatro voces que seguimos a través de las entrevistas que un escritor hace a los miembros de la familia de Jimi, una estrella de la música de los ’90 venida a menos. Un libro adictivo que se lee de un tirón.

Anna Dédalus Detective (Andana): Con dos historias ya publicadas, El misterio de la mansión quemada La paradoja de Fermi, la saga de la joven detective Anna Dédalus apunta a clásico de la literatura juvenil. Escrita por el Premio Nacional de Cómic 2019 Miguel Ángel Giner Bou e ilustrada por diferentes ilustradoras valencianas, las dos historias publicadas hasta la fecha destacan por la emoción y la tensión que desprenden y por la mezcla que en sus páginas encontramos entre la narrativa y el cómic. Un estilo novedoso que no dejará indiferente a nadie.

El dulce olor del diablo (Narval): Jugando con la realidad, la metáfora y el misterio, Ricardo Goméz crea en El dulce olor del diablo una novela crossover que no entiende de edades y que, a través de la imaginación y del thriller, acerca a los jóvenes lectores preguntas filosóficas sobre la violencia y  las relaciones de género que uno, tarde o temprano, se tiene que hacer a lo largo de la vida.

Rosa y Nieve (Errata Naturae): Los amantes de los cuentos de hadas están de enhorabuena por la revisión que Emily Winfield Martin ha hecho de uno de los cuentos menos conocidos de los hermanos Grimm, Blanca nieve y Rosa roja. Las dos hermanas protagonistas de Nieve y Rosa se atreven a adentrarse en el corazón de un bosque encantado tras la muerte de sus padres. En ese bosque todo es magia y aventuras. Y, sobre todo, un deleite para los lectores.

El último dragón y otros cuentos (Nórdica): La editorial Nórdica, dentro de su colección infantil, ha recuperado a una de las grandes autoras de cuentos de finales del siglo XIX y principios del XX, la londinense Edith Nesby (1858-1924). El último dragón y otros cuentos recopila cinco grandes relatos de la autora británica en los que no faltan los dragones y unos príncipes y princesas que poco tienen que ver con los que estamos acostumbrados a ver en el universo Disney.

También os invitamos a rescatar 15 de títulos de libros clásicos. Y lo vamos a hacer a través de citas célebres de estas obras que hasta pueden parecer pies de fotos de Instagram. Aquí van esos 15 clásicos:

El principito’. Antoine de Saint-Exupéry (1943)

“Todas las personas mayores fueron al principio niños aunque pocas de ellas los recuerdan”. Puede que sea uno de los mayores referentes del marketing literario que exista, ¿pero cuántos millennials lo han leído?

El maravilloso mago de Oz’. Lyman Frank Baum (1900)

“El ciclón había depositado la casa con bastante suavidad en medio de una región de extraordinaria hermosura. Por doquier veiase el terreno cubierto de un césped del color de la esmeralda, y en los alrededores se elevaban majestuosos árboles cargados de sabrosos frutos maduros. Abundaban extraordinariamente las flores multicolores, y entre los árboles y arbustos revoloteaban aves de raros y brillantes plumajes”.  

Peter Pan’. James Matthew Barrie (1911)

En estos tiempos raros que nos ha tocado vivir debemos evitar a cualquier precio esto: “Los niños de hoy en día saben tantas cosas que dejan pronto de creer en las hadas”.

‘Alicia en el País de las Maravillas’. Lewis Carroll (1865)

“Si conocieras el tiempo tan bien como yo, no hablarías de perderlo”. Ahora que tenemos más tiempo que nunca, es hora de volver con Alicia y su viaje a través de la madriguera.

El libro de la Selva’. Rudyard Kipling (1894)

Esta frase parece buscada a propósito para estos tiempos excepcionales, pero no: “No te enfades por haber tenido miedo. Esa es la peor clase de cobardía”. Este libro es casi obligatorio para romper esa imagen que nos fijó hace años Disney en nuestra memoria colectiva.

La historia interminable’. Michael Ende (1979)

“Me gustaría saber qué pasa realmente en un libro cuando está cerrado… Algo debe de pasar, porque cuando lo abro, aparece de pronto una historia eterna”. No hay más que añadir para decir que hay que leer este libro.

‘Los tigres de Mompracem’. Emilio Salgari (1883)

Comenzó como una novela por entregas y se terminó convirtiendo en una novela que nos regalaría un personaje universal, Sandokán. “¿Acaso no seguimos siendo los viejos Tigres de Mompracem? –repuso el portugués–. Donde ponemos las garras, arrancamos lo que queremos. ¿Quieres una prueba?”.

‘El diario de Ana Frank’. Ana Frank (1947)

“Lo que se hace no se puede deshacer, pero se puede prevenir que vuelva a ocurrir”. Sin comentarios.

‘Matar a un ruiseñor’. Harper Lee (1961)

“Por la bondad divina, cuando un niño te pregunta algo, contéstale. Los niños son niños, pero sorprenden una evasiva con mayor presteza que los adultos, y las evasivas solamente sirven para atontarles”. Deberíamos hacer tanto caso de esta afirmación…

La isla del tesoro’. Robert Louis Stevenson (1883)

Si quieres vivir una gran aventura, esta frase te da un buen motivo para leer este libro: “El corazón me latía en la boca cuando salimos al frío de la noche y emprendimos nuestra peligrosa aventura”.

Tom Sawyer’. Mark Twain (1876)

“El trabajo consiste en lo que estamos obligados a hacer, sea lo sea, y el juego consiste en aquello a lo que no se nos obliga”. Pues eso, respetemos a nuestras niñas y a nuestro niños y su derecho a jugar.

Pippi Calzaslargas’. Astrid Lindgren (1945)

“Mi madre es un ángel y mi padre el rey de los caníbales. Pocos niños tiene padres así”. Pippi Calzaslargas, también conocida como Pippi Långstrump o Pippi Mediaslargas, decía cosas como estas que a nadie dejaban indiferente.

El polizón del Ulises’. Ana María Matute (1965)

“Una noche del mes de mayo, en la puerta de la gran casa de las tres señoritas, las hermanas Etelvina, Leocadia y Manuelita, alguien deja abandonado un cesto con un bebé envuelto en una manta”. Así da comienzo una de las obras de referencia en la literatura infantil española, premio Lazarillo en 1965.

Mujercitas’. Louisa May Alcott (1868)

Bajo esta frase se recoge todo el espíritu y magia de este libro: “¿A quién le interesaría la historia de nuestras pequeñas penas y glorias domésticas?”

‘Matilda’. Roald Dahl (1988)

“No sé qué leer ahora… Ya he leído todos los libros para niños”. Pues ahora que empiecen a leerlos los adultos, verán la de cosas que van a aprender.